} -->

CUIDADITO

-¿Hola, mi reina? ¿Cómo estás, mi amor? ¿Bien? -Sí ¡muy bien!... -¿Los niños están bien? -No te preocupes amor, están de lo mejor... -Perfecto. ¿Almorzaron? -Sí, almorzaron muy bien. -¿Si? !Qué bueno! Dime, preciosa ¿qué cocinaste para la cena? -Lomo a la pimienta... -¡Mi plato preferido!... ¡Te adoro divina! siempre complaciéndome... Y dime... ¿todo tranquilo en casa? -Todo bien, te espero con la comidita caliente y luego el postre que tanto te gusta (en tono malicioso)... -No me digas esas cosas, nena, que me dan ganas de volar hacia allá ahora mismo... ¿Me prometes que esta noche te pones ese baby doll que tanto me gusta? -Como mandes, dulzura, sabés que soy tu esclava... -¿Sí? Gracias cosita, por eso te quiero tanto... Bueno amorcito, ahora pasame a mi señora un momento, ¿si? -Patronaaa!!!! la llama el Ingeniero!!!

LA CUCHARA

Ayer fui a un restaurante a celebrar una comida con los amíguetes y noté que el camarero que nos atendió, llevaba una cuchara en el bolsillo de su chaleco. Me pareció un poco extraño pero no le dí mayor importancia. Sin embargo, cuando el encargado nos trajo la carta, pude notar que él también tenía una cuchara en el bolsillo de su chaqueta, miré entonces alrededor del salón y vi que todos los camareros tenían una cuchara en sus chalecos. Cuando el camarero regresó a tomar nota del pedido, le pregunté: - ¿Por qué la cuchara? - Bueno -me explicó- los dueños del restaurante contrataron a la consultora Andersen, expertos en eficiencia, con el objeto de revisar todos nuestros procesos. Después de semanas de análisis estadísticos, concluyeron que a los clientes se les caía la cuchara un 73 % más frecuentemente que los otros cubiertos. Eso representa una frecuencia de caídas de 3 cucharas por hora y mesa. Si nuestro personal se prepara para cubrir esta contingencia, podríamos reducir el numero de viajes a la cocina y ahorrar aproximadamente 0,5 horas-hombre por turno. En el momento en que terminamos de hablar, escuché un sonido metálico en la mesa de atrás. Rápidamente, el camarero reemplazó la cuchara caída por la que llevaba en su chaleco, y me dijo: - Cogeré otra cuchara cuando vaya a la cocina en lugar de hacer un viaje extra para buscarla ahora. Me quedé impresionado. - Gracias. - le dije -, me deja boquiabierto. - No hay problema - contestó, y continuó haciendo su trabajo. Mientras todo el mundo hablaba y reía, continué curioseando a mi alrededor, y fué entonces cuando observé un fino hilo colgando de la bragueta de otro camarero. Rápidamente, recorrí con la mirada el salón observando, con cierto esfuerzo visual, que todos los camareros llevaban el mismo hilo negro colgando de sus braguetas. Mi curiosidad fue mayor entonces, y cuando el camarero se acercó a nuestra mesa le pregunté: - Perdóneme, pero, ¿por qué....eh...o para qué ese hilo?. - ¡Oh sí! , - contestó, y comenzó a hablarme en un tono más bajo -. No mucha gente es tan observadora - me dijo, y continuó -: - La consultora de eficiencia de la que le hablé, encontró que nosotros también podíamos ahorrar tiempo en el baño. - No me diga - respondí. - Vea, - me dijo -, atando este fino hilo a la punta de nuestro, eh......, de uno mismo, podemos sacarla sobre el water sin tocarnos, y de esa forma eliminar la necesidad de lavarnos las manos, acortando el tiempo consumido en el baño en un 93%. - !Que bien! - dije -. Eso tiene sentido. Pero luego, pensando en el proceso, volví a preguntarle: - Espere un momento. Si la cuerda le ayuda a sacarla, ¿como la vuelve a guardar sin tocarla? - Bueno, me susurró. Yo no sé como lo harán los otros, pero yo uso la cuchara.

COMO ENAMORAR A UNA MUJER

Cuentan que en el pico más alto del Tibet vive el hombre más sabio del mundo. Cierta vez, un joven acudió con él para descubrir el camino al corazón de una mujer de la que se había enamorado. Cuando encontró al sabio en la cumbre de la montaña, le preguntó: 'Dime Maestro de los maestros: ¿Cuál es el camino más corto, seguro y directo para llegar al corazón de una mujer?'. El maestro le respondió: 'No hay camino seguro al corazón de una mujer, hijo mío; solo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas, tapizados de peñascos, de arbustos espinosos y con serpientes ponzoñosas'. Pero, entonces, Maestro: ¿qué debo hacer para conquistar el corazón de mi amada? Recuerda amado Discípulo: Conserva en tu mente y en tu corazón las enseñanzas y los consejos que te daré... Síguelos fielmente y llegarás al corazón de la mujer que amas. 1. Lávate los dientes. 2. No te rasques los huevos frente a ella. 3. Regálale flores y muchos, pero muchos presentes. 4. Levanta la tapa del inodoro antes de orinar y recuerda bajarla después. 5. Lávate las manos cuando salgas del baño. 6. No mastiques con la boca abierta. 7. No eructes jamás. 8. No seas pedorro. 9. No hables mal de la madre de ella, ámala como a tu propia madre. 10. No digas palabrotas. 11. Ríe siempre de los malos chistes de ella. 12. No le des celos, o si acaso, un poquito. 13. Deja que ella tenga celos. Ella sí puede. 14. No críes barriga. Es más, nunca engordes. Ella sí puede (pero nunca se lo digas). 15. No te demores en el baño. 16. No dejes la toalla tirada. 17. No digas que ella no sabe conducir. 18. No llegues tarde a casa. Sal de trabajar y vete de inmediato para su casa. 19. No te entretengas con los amigos. 20. No sueñes con tener amigas. 21. Nunca mires ni hable de las tetas o de las nalgas de las amigas de ella. 22. No seas tacaño.. Usa cuando menos dos tarjetas débito y dos de crédito. 23. No mires a otras mujeres. Es más, entiende de una vez que no existen otras mujeres. 24. No hables de tu ex. 25. Díle 'Te amo', al menos 24 veces al día. 26. Aprende a cocinar. 27. Lava los platos y deja la cocina limpia. 28. Arregla la cama (siempre). 29. Llámala desde cualquier lugar. 30. Deja que ella compre ropa, zapatos, etc., siempre que ella quiera. Es más, ayúdala a caminar durante horas eligiendo lo que quiera comprar (y sonríe mientras). 31. Deja que ella converse durante horas por teléfono, y si puedes, págale la factura del móvil. 32. No ronques. 33. Recuerda, a tí no te gusta el fútbol y odias las carreras de fórmula 1. 34. Aféitate todos los días para que no le raspe. 35. No pienses solamente en sexo 36. Respeta cuando a ella le duela la cabeza, pero si ella te lo pide, complácela de inmediato. ¡Ah!, y no te vayas a quedar dormido inmediatamente después; debes mirarla a los ojos y acariciarla hasta que sea ella quien se quede plácidamente dormida. 37. Di en todo momento que ella es la mujer más bella que jamás has visto. 38. No discutas con ella y recuerda que ella siempre tiene la razón en todo. 39. Házle saber lo miserable que sería la vida si ella no está contigo. El Discípulo, agobiado, se vuelve para bajar de la montaña y el Maestro le dice: '¡Espera, Hijo mío, vuelve acá!' todavía falta.... El Discípulo contesta: 'Nooo, Maestro........ ¡Ahora entiendo por qué hay tanto MARICÓN!!!

PROFESOR

Un profesor de escuela elemental decide hacerles preguntas a sus estudiantes sobre sus planes de futuro: - Pepito ¿qué quieres ser cuando seas grande? - Millonario profe... Para ir a las mejores fiestas llevando a la puta más cara y luego de llevarla y divertirme con ella comprarle una mansión, un yate, un helicóptero, una casa en Miami, un apto. en New York, un piso en España y otro apartamento en París y ponerle un BMW deportivo del año en cada estacionamiento de cada una de los inmuebles que le voy a regalar... - Bien...no está mal.... - Y tú, Luisita, ¿qué quieres ser? - ¡La puta! profffffe, ¡la puuuutaaaaaa...!

PARLAMENTARIO (POLITICO)

DÉJAME DORMIR, MAMÁ Hijo mío, por favor, de tu blando lecho salta.. Déjame dormir, mamá, que no hace ninguna falta. Hijo mío, por favor, levántate y desayuna. Déjame dormir, mamá, que no hace falta ninguna. Hijo mío, por favor, que traigo el café con leche. Mamá, deja que en las sábanas un rato más aproveche. Hijo mío, por favor, que España entera se afana. ¡Que no! ¡Que no me levanto porque no me da la gana! Hijo mío, por favor, que el sol está ya en lo alto. Déjame dormir, mamá, no pasa nada si falto. Hijo mío, por favor, que es la hora del almuerzo. Déjame, que levantarme me supone mucho esfuerzo. Hijo mío, por favor, van a llamarte haragán. Déjame, mamá, que nunca me ha importado el qué dirán. Hijo mío, por favor, ¿y si tu jefe se enfada? Que no, mamá, déjame, que no me va pasar nada. Hijo mío, por favor, que ya has dormido en exceso. Déjame, mamá, que soy diputado del Congreso y si falto a las sesiones ni se advierte ni se nota. Solamente necesito acudir cuando se vota, que los diputados somos ovejitas de un rebaño para votar lo que digan y dormir en el escaño. En serio, mamita mía, yo no sé por qué te inquietas si por ser culiparlante cobro mi sueldo y mis dietas. Lo único que preciso, de verdad, mamá, no insistas, es conseguir otra vez que me pongan en las listas. Hacer la pelota al líder, ser sumiso, ser amable Y aplaudirle, por supuesto, cuando en la tribuna hable. Y es que ser parlamentario fatiga mucho y amuerma. Por eso estoy tan molido. ¡Déjame, mamá, que duerma! Bueno, te dejo, hijo mío. Perdóname, lo lamento. ¡Yo no sabía el estrés que produce el Parlamento!

JB

Se encuentran dos colegas y le dice uno a otro. -Socio tengo en casa una botella de JB ¡¡Vamos y no la chupamos!! Y el otro le contesta. -¡¡ Vamos y luego no la bebemos!!

EL MEJOR CHISTE

Un hombre va al cielo y le preguntan:
¿Nombre y apellidos?
Manolo Gutiérrez.
Vaya por Dios, no me aparece en pantalla.
Pero, ¿Y eso?, si yo he sido muy bueno, muy bueno.
Pues no sé, va a tener usted que pasar por el infierno.
Pero, joder, si yo...
Nada, nada, ya le digo que su nombre no aparece en la pantalla, y por favor no nos interrumpa que tenemos mucho lío.
Llega al infierno:
¿Nombre y apellidos?
Manolo Gutiérrez.
Uhm, no aparece en pantalla, va tener usted que pasar por el purgatorio.
Pero oiga, ¿Qué dice?
Sí, sí y además no me entretenga, ¿No ve que estoy ocupado?
Llega al purgatorio.
¿Nombre y apellidos?
Manolo Gutiérrez.
No, no parece en pantalla, tiene usted que reencarnarse. Puede elegir entre un rinoceronte del Congo o una gallina andaluza.
Pero...
Ni pero ni leches, a reencarnarse ya mismo.
De repente Manolo que aparece en una granja (convertido en gallina) entre otras dos gallinas.
Esto, ¿También reencarnación?
Sí, ¿Y aquí, qué hay que hacer?
Pues poner huevos.
¿Y eso?
Sino te pasan a la sala de despiece.
¿Y cómo ponen huevos?, yo no he puesto huevos en mi vida.
Apretando.
¿Apretando?
Sí, sí, sí, aprieta.
Gghrmhnrrrmeegrnmnmgreggmmh...
¡Manolo! ¡Manolo! ¡Despierta que te estás cagando!

WEBS AMIGAS











subir imagenes




















Create your own banner at mybannermaker.com!




Mi Pequeño Mundo



WEBS DE INTERES PARA TI


Abrir en una nueva ventana

TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

CINCO LINKS

SIGUEME